Ventajas de viajar en tren

por B

800px-Alice_Red_Queen_White_Queen2

–  Pero “gloria” no significa “una bonita argumentación definitiva” —objetó Alicia.
–  Cuando yo uso una palabra —dijo Humpty Dumpty con cierto menosprecio—, significa justamente lo que yo quiero que signifique. Nada más y nada menos.
– La cuestión es —dijo Alicia— si usted puede hacer que las palabras signifiquen cosas distintas.
– La cuestión es —dijo Humpty Dumpty—, quién es el que manda. Eso es todo.

El tiempo es el que manda., ya sea en un cuento engañosamente infantil o en los viajes retrospectivos de cada uno. Eso pensaba mientras iba en cercanías desde el extrarradio al centro de Madrid, en un recorrido que siempre me recuerda a las carreteras de Francia, con sus centros comerciales encementados de las afueras de las poblaciones rurales del norte, en su lluvia constante, telón de fondo de las visitas turísticas y de cementerios que enterraron soldados.

Las ventajas de viajar en tren equivalen a rescatar recuerdos de vidas que ahora me son muy lejanas; una Alicia buscando el camino de vuelta a casa y explicando sus problemas de identidad a una Oruga que no escucha. “Yo no soy yo misma”, pero tampoco soy las demás.

El principal problema de la protagonista fue empezar una batalla perdida contra la metafísica.  El mío el de pensar que dando puñetazos a un espejo (o buscando mi reflejo en la luna de un vagón) se ve todo de forma más clara.

Anuncios