Luz de Madrid por la mañana

por B

Se me adelanta Muñoz Molina al hablar de la luz de Madrid en los días de sol, que él reconoce como diáfana, brillante y afilada. Al azul del cielo de Madrid yo le añado la característica de corresponderse a un color de Pantone, el Process Blue C en todas sus variantes, y de estar de momento libre de impuestos. Ya lo dijo David Trueba en Jot Down: “En Madrid nos gusta tanto el cielo porque no lo alcanzan los concelajes de urbanismo”.

No tener que trabajar un lunes mientras todo el mundo está encerrado en sus oficinas es un lujo comparable al de beber vino en una bañera llena de espuma mientras estructuras entre burbuja y burbuja un guión que te ha pedido Hollywood o, en última instancia, a tener una columna de opinión semanal en un periódico de tirada nacional: lo único que uno quiere de ese momento es que se inmortalice en foto de revista, salir lo más guapo posible y sobre todo que se entere todo el mundo de que te estás dedicando a ti mismo.

Imagen

 

Anuncios